• Ruth Rubio Rubio

Beneficios estéticos y terapeuticos del Masaje Facial Japonés:


Los beneficios del Kobido son varios, desde la prevención de los síntomas de envejecimiento, degeneración de la piel, arrugas y manchas, hasta la liberación de la energía y tensión de los músculos faciales y del cuello, además del propio placer de experimentarlo. Las impresiones de una persona a otra varían, pero en general hay una sensación de despeje mental, ligereza en la cara y bienestar interior. El efecto es de “cara descansada”, la huella del estrés se esfuma y la tersura y lozanía dérmicas son recobradas. Siguiendo un tratamiento continuado en el tiempo, este tipo de terapia consigue atenuar las arrugas y la flacidez y mejorar la textura general de la piel, además de disimular manchas de pigmentación. Como cualquier tratamiento se recomienda un mínimo de sesiones para dar continuidad al proceso de recuperación de la piel. Siete sesiones en cinco semanas mostrarán resultados favorables. Los efectos se producen lenta y gradualmente durante las sesiones actuando cada vez más profundamente. Siempre teniendo en cuenta la persona, su edad, su estado emocional y de la piel para fijar el tiempo entre sesiones.

FRENO AL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO. MEJOR OXIGENACIÓN Y NUTRICION DE LAS CÉLULAS DE LA PIEL.

El Kobido es un masaje que produce mucha satisfacción, dibuja sonrisas en quienes lo reciben. Ayuda a rejuvenecer y reparar el tejido facial. EL resultado es una piel brillante, luminosa, fresca, en un rostro sereno y radiante.

Las doctrinas orientales no conciben la salud, y por lo tanto la belleza, sin un equilibrio entre cuerpo y mente, y como es sabido que “la cara es el espejo del alma”, es esta zona de la anatomía humana la que mejor refleja cualquier desorden o alteración tanto física como mental. Esta variedad de técnicas requiere de una gran habilidad con los dedos, ya que es con el movimiento de éstos y la manipulación de las manos con los que se recibe este masaje, que empieza por la nuca mejorando, así, la circulación de la sangre esencial para transportar a los tejidos faciales sustancias como el oxígeno y otros nutrientes, reparando los tejidos dañados y favoreciendo la eliminación de toxinas. Además de una buena introducción a la terapia facial, porque muchas veces, la tensión acumulada se refleja en los músculos de la nuca. Este ancestral tratamiento va dirigido a todo tipo de personas, hombres y mujeres que tengan cualquier afección a la piel. Atendemos jóvenes con problemas de acné, con piel grasa o seca, personas con soriasis, con rosácea, también de gran utilidad para manchas de la edad y por supuesto, personas con envejecimiento en la piel. El masaje facial japonés es, también de gran utilidad para calmar las migrañas, alivia el dolor en la articulación de la mandíbula y ayuda a personas que sufren de Bruxismo. Además estimula el sistema nervioso, se mejora la circulación de la sangre y el flujo linfático, se consolidan y tonifican los músculos, y se equilibra el flujo de la energía en la cara. Estas técnicas terapéuticas estimulan los nervios faciales alcanzando las células de la piel, benefician y aumentan la circulación sanguínea, distribuyendo nutrientes y eliminando las toxinas, las impurezas y las células muertas de la piel, centrándose en la condición de la piel, los músculos subcutáneos y la energía vital.


0 vistas

© 2023 por Spa de Vitalidad.  Creado con Wix.com