• Ruth Rubio Rubio

El descenso de la Diosa


En ocasiones me preguntáis qué se obtiene del trabajo con los Arquetipos desde la Feminidad consciente. Qué es lo que yo aporto desde ahí...


Os lo muestro:


Mi tarea principal, aunque no se diga explícitamente, es con las mujeres. Procurar que que se liberen de los vínculos de amor ciego y de las lealtades invisibles que las mantienen pequeñas, sumisas, acobardadas, temerosas o furiosas, víctimas o verdugas, santas o putas... Y despierten. Sólo así la Humanidad será transformada. A través del Despertar de las Mujeres. Pero del Despertar Real.


Se habla mucho en estos días sobre "Encarnar lo Femenino Divino", de ser una "Mujer Despierta", de la "Feminidad Consciente", de la "Espiritualidad Femenina"...


Muchos términos para limitar una NECESIDAD IMPERIOSA de sacudirnos las cadenas psicoemocionales con las que estamos atadas a los patrones, creencias y mandatos que esta cultura nos ha marcado a fuego generación tras generación.


La realidad es que no podemos ser un contenedor real del poder de lo divino femenino si aún no nos hemos dirigido a los lugares dentro de nosotras donde nos hemos sentido desterradas y exiliadas de lo Femenino.


Nuestro primer encuentro con la Diosa fue con nuestras madres.


Hasta que tengamos el coraje de romper el tabú y enfrentar el dolor que hemos experimentado en relación con nuestras madres, lo Divino Femenino es otra forma de cuento de hadas, una fantasía de rescate de una madre que no viene. Esto nos mantendrá en la inmadurez espiritual.


Tenemos que separar a la madre humana del arquetipo para ser verdaderas portadoras de esta energía.

Cuando una mujer decide trabajar con sus Diosas Oscuras está efectuando un acto de Coraje.

Va a lanzarse a un pozo oscuro sin asegurarse a nada, durante la caída va a ir siendo despojada de TODO LO SUPERFLUO y al estamparse en el fondo será despojada de sus creencias más arraigadas.


En ocasiones no tenemos el valor necesario para entregarnos lo suficiente a la tarea: en nuestro interior sigue la batalla para negarnos a asumir nuestros aspectos oscuros. Y esa batalla es la que nos desgasta y nos drena la energí­a.

Una mujer poderosa es por Naturaleza bella. No se avergüenza de sus arrugas, ni de sus estrías o su carne, no niega su vello, ni esconde sus canas porque su cuerpo es EL TEMPLO DE LA DIOSA y TAL Y COMO LA DIOSA LO CREÓ ES SU FORMA DIVINA Y PERFECTA. Ser aceptada o no YA no tiene que ver con adaptar mi cuerpo a los mandatos socioculturales.


Las Diosas Oscuras exigen que llegues hasta el fondo, que te zambullas hacia la raí­z misma de sus problemas y limitaciones. Ellas no permitirán que miremos hacia otro lado. Una vez activadas, tenemos que dejarlas ocupar su lugar y no seguir anestesiándolas, porque ellas reclaman RESPETO.

Cerrarnos a sus enseñanzas, una vez que les abrimos la puerta, indica un costo muy alto que podemos pagar con nuestra propia salud, si no nos damos cuenta. No es suficiente con un solo contacto. Hay que seguir conociéndolas, amándolas y concediéndoles el lugar que se merecen en nuestra vida. Danzarlas en un ritual, jugar con ellas en un oráculo, leer sus historias magníficas sólo marca un acercamiento. Es como cuando alguien nos presenta a otra persona. Si no volvemos a verla, no se nos ocurrirá pensar que es nuestras “amiga”... con las Diosas Oscuras tampoco sucede así­. Tenemos que cultivar nuestra relación con ellas, acostumbrarnos a su presencia, escucharlas, comprender su dolor, cicatrizar sus heridas.


Las Diosas han pasado por sus Heróicas experiencias para mostrarte lo que ES y cómo salir de ahí, lo mínimo que les debemos es admiración y RESPETO.


Contactar con el dolor de Inanna y no descender con ella hacia el submundo no nos permitirá conocer jamás la verdadera cara de Ereshkigal, nuestro lado oscuro.

Despertar a Pele y seguir aceptando la traición y el sometimiento nos induce a continuar alimentando un volcán que puede estallar en cualquier momento, tirando por la borda nuestras relaciones y nuestros sueños.

Pedirle ayuda a Sejmet para sanarnos y luego “seguir dándole cerveza” para que se olvide de sí­ misma sólo nos llevará a autodestruirnos.

Vestirnos con la piel de Lilith y seguir permitiendo que abusen de nuestro cuerpo y de nuestra capacidad de elegir nos hará sentir humilladas y desvalidas.

Danzar a Kali y no ser capaces de cortar los lazos que nos mantienen en relaciones co-dependientes con los demás, hará que sus dagas se vuelvan en contra de nosotras mismas y de quienes amamos.

Invocar a Hécate y seguir avergonzándonos si nos llaman “brujas” es una gran contradicción y supone una enorme pérdida de poder...

Nuestros verdaderos enemigos en este viaje hacia la re-unión de todas nuestras partes, hacia nuestra sanación, no son estos arquetipos poderosos sino nuestros miedos a vivirlos en plenitud. Nuestro miedo a hacernos cargo de nuestro propio Poder.


¿Por qué seguimos empeñadas en creer lo contrario? ¿Qué tememos perder que ya no hayamos perdido? ¿Una relación? ¿Un trabajo? ¿El amor de alguien? ¿La ilusión de seguir siendo niñas (*)?


NECESITAMOS deshacernos de muchas ilusiones, de grandes mentiras que hemos crea­do como si fueran grandes verdades pero que, más allá de todo, fueron nuestro sostén durante mucho tiempo. Hacernos cargo de nuestra vida no es fácil, pero es un derecho y una obligación que no podemos eludir porque ejerciéndolo es cómo podemos ser verdaderamente libres.


En definitiva... no hay como haberlo perdido todo... Si no tenemos nada para perder significa que la única posibilidad que nos queda es empezar todo de nuevo. Salir a la vida como bebés recién nacidas, pero con la suficiente experiencia como para decidir esta vez qué clase de vida elegiremos para nosotras...


¿No es un desafí­o apasionante?


¡Bienvenidas sean Diosas Oscuras que con sus feas caras nos desnudan y nos muestran la verdad!


Ellas nos invitan a pasar por encima de las limitaciones creadas por nosotras mismas y por las expectativas de los demás. Nos conectan con ese lugar sagrado donde reside la Sabidurí­a y donde el Alma del Mundo, en sintonía con nuestra propia alma, teje y desteje la trama de nuestro destino. Nos expanden la conciencia con la certeza de saber que estamos comprometidas con algo mucho más grande que nuestras propias vidas.


¡Benditas sean porque nos obligan a crecer, a levantar la frente y a vivir con dignidad! 



Esta es la razón del trabajo con la Feminidad Consciente. Hacernos Mujeres Completas a su imagen y semejanza.


Recordad que en la página de RECURSOS GRATUITOS de TodoEsVIbra podéis encontrar manuales, ejercicios sistémicos, meditaciones en femenino, audio podcast sobre Desarrollo Personal y Feminidad Consciente... Un montón de recursos para vuestro trabajo personal.


Aquí podéis ver talleres ON LINE

Durante esta cuarentena nuestra Comunicación y Vinculación ha aumentado significativamente. El hecho es que TEV Online ha llegado para quedarse y ha sido esencialmente gracias a vuestra disposición.


La comunicación por Wassap ahora es más abierta y fluída y tanto es así que HEMOS CREADO UN GRUPO DE APOYO DE TODOESVIBRA EN WASSAP PARA TODA AQUELLA QUE DESEE PARTICIPAR durante esta situación excepcional.


ADEMÁS ALGUNOS DE LOS TALLERES QUE OFREZCO PODRÉIS RECIBIRLOS EN FECHAS ADAPTADAS A VUESTRA AGENDA. APARECERÁ UN LINK DE DOODLE EN ALGUNOS EVENTOS DONDE PODRÉIS MARCAR VUESTRAS PREFENCIAS Y SI SE CREA UN GRUPO DE MÍNIMO 3 PERSONAS, ¡LO HACEMOS! ¡INCLUSO PUEDES ORGANIZARTE CON TUS AMIGAS Y PROPONER FECHAS!

VIVIMOS UNOS TIEMPOS ENORMEMENTE SIGNIFICATIVOS.

SEAMOS PARTE DE LA TRANSFORMACIÓN COLECTIVA, APOYANDO NUESTRA TRANSFORMACIÓN PERSONAL, COMUNICÁNDONOS AL PUNTO. ESTAMOS TODAS EN ÉSTO.

CON AMOR E ILUSIÓN

RUTH RUBIO

33 vistas

© 2023 por Spa de Vitalidad.  Creado con Wix.com